Trastornos de la sangre

Amplia experiencia con la amplia gama de trastornos sanguíneos.

Los trastornos sanguíneos (también llamados trastornos hematológicos) afectan las células sanguíneas o las proteínas de la coagulación sanguínea o del sistema inmunológico. Algunos trastornos sanguíneos comunes incluyen leucopenia (recuento bajo de glóbulos blancos) y pancitopenia (disminución de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas).

Las pruebas de laboratorio para detectar trastornos de la sangre generalmente comienzan con un examen de la sangre, que se obtiene fácilmente de una vena con una aguja y una jeringa o, a veces, de la yema del dedo con un pinchazo de aguja. Sin embargo, la evaluación puede requerir un examen de la médula ósea, porque es allí donde se desarrollan las células sanguíneas.

Sangre en tubos de ensayo

Análisis de sangre de laboratorio

Los médicos dependen de muchas pruebas de laboratorio diferentes de muestras de sangre para diagnosticar y controlar enfermedades. Debido a que la porción líquida de la sangre (plasma) transporta tantas sustancias esenciales para el funcionamiento del cuerpo, los análisis de sangre nos dicen lo que está sucediendo en muchas partes del cuerpo.

Es más fácil analizar sangre que obtener una muestra de tejido de un órgano específico. Por ejemplo, es más fácil evaluar la función tiroidea midiendo el nivel de hormonas tiroideas en la sangre que tomando una muestra de tejido de la tiroides. Sin embargo, ciertos análisis de sangre se utilizan para medir los componentes sanguíneos (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas) y la función sanguínea. Estas pruebas se utilizan con mayor frecuencia para diagnosticar trastornos sanguíneos.

Conteo sanguíneo completo (CBC)

El análisis de sangre que se realiza con más frecuencia es el hemograma completo (CBC), que evalúa todos los componentes celulares. Las máquinas automáticas realizan esta prueba en menos de un minuto con una pequeña gota de sangre. A veces, el CBC se complementa examinando las células sanguíneas con un microscopio.

El CBC determina la cantidad de glóbulos rojos y la cantidad de hemoglobina (la proteína que transporta el oxígeno en los glóbulos rojos) en la sangre. Además, un CBC evalúa el tamaño promedio, la variabilidad del tamaño y el contenido de hemoglobina de los glóbulos rojos y alerta a los trabajadores de laboratorio sobre la presencia de glóbulos rojos anormales (que luego pueden analizarse más a fondo mediante un examen microscópico).

Los glóbulos rojos anormales pueden estar fragmentados o tener forma de lágrimas, medias lunas, agujas o una variedad de otras formas. Conocer la forma y el tamaño específicos de los glóbulos rojos ayuda al médico a diagnosticar una causa particular de anemia. Por ejemplo, las células falciformes indican enfermedad de células falciformes, las células pequeñas que contienen cantidades insuficientes de hemoglobina probablemente se deben a anemia por deficiencia de hierro y las células ovaladas grandes sugieren anemia debido a una deficiencia de ácido fólico o vitamina B12. 

El CBC también determina la cantidad de glóbulos blancos. Los tipos específicos de glóbulos blancos se pueden contar (recuento diferencial de glóbulos blancos) cuando un médico necesita más información. Si la cantidad total de glóbulos blancos o la cantidad de tipos específicos de glóbulos blancos está por encima o por debajo de lo normal, el médico puede examinar estas células con un microscopio. El examen microscópico puede identificar características típicas de ciertas enfermedades. Por ejemplo, una gran cantidad de glóbulos blancos que tienen una apariencia muy inmadura (blastos) pueden indicar leucemia (cáncer de los glóbulos blancos).

Las plaquetas generalmente también se cuentan como parte de un hemograma completo. La cantidad de plaquetas es una medida importante de la capacidad de la sangre para detener el sangrado (coagulación). Un número elevado de plaquetas (trombocitosis o trombocitemia) puede provocar coágulos de sangre en los vasos sanguíneos pequeños, especialmente en los del corazón o el cerebro. En algunos trastornos, una gran cantidad de plaquetas puede incluso provocar un sangrado excesivo.

Recuento de reticulocitos

El recuento de reticulocitos mide la cantidad de glóbulos rojos recién formados (reticulocitos) en un volumen específico de sangre. Los reticulocitos normalmente constituyen alrededor del 1% del número total de glóbulos rojos. Cuando el cuerpo necesita más glóbulos rojos, como en la anemia, la médula ósea normalmente produce más reticulocitos. Entonces, el recuento de reticulocitos mide la capacidad de la médula ósea para producir nuevos glóbulos rojos.

Pruebas especiales de glóbulos

Una vez que un médico determina que algo anda mal con los tipos de células en la sangre, se encuentran disponibles muchas pruebas adicionales para aclarar el problema. Los médicos pueden medir la proporción de los diferentes tipos de glóbulos blancos y pueden determinar subtipos de estas células evaluando ciertos marcadores en la superficie de las células. Las pruebas están disponibles para:

  • Medir la capacidad de los glóbulos blancos para combatir infecciones.
  • Evaluar el funcionamiento de las plaquetas y su capacidad para coagularse.
  • Medir el contenido de glóbulos rojos para ayudar a determinar la causa de la anemia o por qué las células no funcionan correctamente.

La mayoría de estas pruebas se realizan con muestras de sangre, pero algunas requieren una muestra de médula ósea.

Otros análisis de sangre

Los análisis de sangre especializados ayudan a determinar si hay trastornos sanguíneos poco comunes. Por ejemplo, en raras ocasiones, los médicos deben medir el volumen total de sangre o la cantidad total de ciertas células sanguíneas en el cuerpo. Estas mediciones utilizan isótopos radiactivos que se mezclan en la sangre o se adhieren a las células sanguíneas.

Tipificación de sangre

La medición de la reacción de una pequeña muestra de sangre de una persona a ciertos anticuerpos determina el tipo de sangre (la presencia de ciertas proteínas en la superficie de los glóbulos rojos). La tipificación sanguínea requiere la evaluación tanto del plasma como de los glóbulos rojos y debe realizarse antes de que se pueda transfundir sangre.

Enfermera tomando sangre del paciente

Proteínas y otras sustancias.

Algunas células sanguíneas producen proteínas que se pueden medir en la sangre o en la orina para determinar si las células son anormales. Por ejemplo, un trastorno sanguíneo en el que ciertos glóbulos rojos, llamados células plasmáticas, se vuelven cancerosos produce proteínas inusuales (proteínas de Bence-Jones). Ciertos glóbulos blancos anormales producen anticuerpos inusuales.

La eritropoyetina es una proteína producida en los riñones que estimula la médula ósea para producir glóbulos rojos. La medición de los niveles sanguíneos de esta proteína y varias otras ayuda a determinar el efecto de la producción de glóbulos rojos. También es valioso: medir los niveles de hierro y ciertas vitaminas necesarias para la producción de células sanguíneas sanas.

Pruebas de coagulación

Una medida de la capacidad del cuerpo para detener el sangrado es la cantidad de plaquetas. A veces, los médicos necesitan evaluar qué tan bien funcionan las plaquetas. Otras pruebas pueden medir la función general de las muchas proteínas necesarias para la coagulación sanguínea normal (factores de coagulación) o el nivel de factores de coagulación individuales. Las más comunes de estas pruebas son el tiempo de protrombina (PT) y el tiempo de tromboplastina parcial (PTT).

¿Listo para comenzar con el tratamiento?

Somos una de las prácticas comunitarias de oncología más grandes de los EE. UU. Con más de 40 prácticas en el sur de California, Arizona, Nevada y Florida, somos una parte integral de cada comunidad a la que servimos.

El Instituto de Oncología de Esperanza e Innovación ofrece tratamientos de vanguardia para todos estos trastornos sanguíneos.