La Leucemia Linfoblástica Aguda (ALL)

La leucemia linfoblástica aguda (LLA) en adultos es un tipo de cáncer por el cual la médula ósea fabrica demasiados linfocitos (un tipo de glóbulos blancos).

La leucemia linfoblástica aguda (LLA; también llamada leucemia linfocítica aguda) es un cáncer de la sangre y de la médula ósea. Este tipo de cáncer suele empeorar rápidamente si no se trata.

Normalmente, la médula ósea produce células madre sanguíneas (células inmaduras) que, con el tiempo, se transforman en células sanguíneas maduras. Una célula madre sanguínea se puede volver una célula madre mieloide o una célula madre linfoide.

La célula madre mieloide se transforma en una de los tres tipos siguientes de células sanguíneas maduras:

  • Glóbulos rojos, que transportan oxígeno y otros materiales a todos los tejidos del cuerpo.
  • Plaquetas, que ayudan a evitar el sangrado mediante la formación de coágulos de sangre.
  • Granulocitos (glóbulos blancos), que combaten la infección y la enfermedad.

La célula madre linfoide se transforma en una célula linfoblástica y, luego, en uno de los tres tipos siguientes de linfocitos (glóbulos blancos):

  • Linfocitos B, que producen anticuerpos para ayudar a combatir las infecciones.
  • Linfocitos T, que ayudan a los linfocitos B a fabricar los anticuerpos que combaten las infecciones.
  • Linfocitos citolíticos naturales que atacan las células cancerosas y los virus.

Evolución de una célula sanguínea. Una célula madre sanguínea pasa por varias etapas para convertirse en un glóbulo rojo, una plaqueta o un glóbulo blanco.

En la LLA hay demasiada células madre que se convierten en linfoblastos o linfocitos. Estas células también pueden llamarse células leucémicas. Estas células leucémicas no son capaces de luchar muy bien contra la infección. Además, a medida que el número de células leucémicas aumenta en la sangre y en la médula ósea hay menos lugar para los glóbulos blancos, los glóbulos rojos y las plaquetas sanas. Esta situación puede causar infección, anemia y sangrado fácil. El cáncer también puede extenderse al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal).

Este sumario trata de la leucemia linfoblástica aguda en adultos. Para más información sobre otros tipos de leucemia, consultar los siguientes sumarios del PDQ:

  • Tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda infantil.
  • Tratamiento de la leucemia mieloide aguda en adultos.
  • Tratamiento de la leucemia mieloide aguda infantil/otras malignidades mieloides.
  • Tratamiento de la leucemia linfocítica crónica.
  • Tratamiento de la leucemia mielógena crónica.
  • Tratamiento de la leucemia de células pilosas.

Haber recibido quimioterapia antes y haber estado expuesto a la radiación pueden aumentar el riesgo de padecer de LLA.

Cualquier cosa que aumenta el riesgo de padecer de una enfermedad se llama factor de riesgo. Tener un factor de riesgo no significa que se va a padecer de cáncer; no tener factores de riesgo no significa que no se va a padecer de cáncer. Las personas que piensan que están en riesgo deben consultar esto con su médico. Los factores de riesgo posibles de la LLA incluyen los siguientes:

  • Ser varón.
  • Ser de raza blanca.
  • Ser mayor de 70 años.
  • Haber sido tratado previamente con quimioterapia o radioterapia.
  • Haber estado expuesto a radiación de bomba atómica.
  • Padecer de un trastorno genético como el síndrome de Down.

Entre los signos posibles de la LLA en adultos se incluyen la fiebre, el cansancio y la formación de moretones o hemorragias que ocurren con facilidad.

Los primeros signos de la LLA pueden ser similares a los de la gripe u otras enfermedades comunes. Debe consultarse con un médico si se presentan cualquiera de los problemas siguientes:

  • Sentirse débil o cansado.
  • Fiebre.
  • Moretones o sangrado que ocurre con facilidad.
  • Petequia (manchas planas del tamaño de una punta de alfiler, que aparecen debajo de la piel y son causadas por sangrado).
  • Falta de aliento.
  • Pérdida de peso o pérdida de apetito.
  • Dolor en los huesos o el estómago.
  • Dolor o sensación de llenura debajo de las costillas.
  • Masas en el cuello, debajo del brazo, en el estómago o en la ingle que no causan dolor.

Estos y otros síntomas pueden resultar de la leucemia linfoblástica aguda o de otras afecciones.

Para detectar (encontrar) y diagnosticar la LLA en adultos, se usan pruebas que examinar la sangre y la médula ósea.

Pueden utilizarse los siguientes análisis y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes: examen del cuerpo para comprobar los signos generales de salud, inclusive el control de signos de enfermedad, como masas o cualquier otra cosa que parezca anormal. Se toma también los antecedentes médicos de las enfermedades y los tratamientos previos del paciente.
  • Recuento sanguíneo completo (RSC): procedimiento por el cual se toma una muestra de sangre y se analiza para comprobar:
    • La cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.
    • La cantidad de hemoglobina (la proteína que transporta el oxígeno) en los glóbulos rojos.
    • La porción de la muestra compuesta por glóbulos rojos.

Recuento sanguíneo completo (RSC). Se extrae sangre introduciendo una aguja en una vena y se permite que la sangre fluya hacia un tubo. La muestra de sangre se envía al laboratorio y se cuentan los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas. El RSC se usa para examinar, diagnosticar y vigilar muchas afecciones distintas.

  • Frotis de sangre periférica: procedimiento en el cual se analiza una muestra de sangre para determinar la presencia de blastocitos, cantidad y tipo de glóbulos blancos, cantidad de plaquetas y cambios en la forma de los glóbulos.
  • Aspiración y biopsia de la médula ósea: extracción de una muestra de médula ósea, sangre y un trozo pequeño de hueso mediante la inserción de una aguja hueca en el hueso de la cadera o el esternón. Un patólogo observa y analiza las muestras de médula ósea, sangre y hueso bajo un microscopio para determinar la presencia de células anormales.

Aspiración y biopsia de la médula ósea. Después de adormecer un área pequeña de la piel, se inserta una aguja de Jamshidi (una aguja larga, hueca) en el hueso de la cadera del paciente. Se extraen muestras de sangre, hueso y médula ósea para examinarla bajo un microscopio.

  • Análisis citogénico: prueba de laboratorio en la que se observan las células de una muestra de sangre o médula ósea bajo un microscopio para verificar ciertos cambios en los cromosomas en los linfocitos. Por ejemplo, a veces en la LLA parte de un cromosoma se traslada a otro cromosoma. Esto se llama cromosoma Filadelfia.

Cromosoma Filadelfia. Una sección del cromosoma 9 y una sección del cromosoma 22 se rompen e intercambian lugares. El gen abl- bcr se forma en el cromosoma 22 donde se une a la sección del cromosoma 9. El cromosoma 22 alterado se llama cromosoma Filadelfia.

  • Inmunofenotipificación: prueba en la que se observa bajo un microscopio una muestra de sangre o de médula ósea usada para determinar si los linfocitos malignos (cancerosos) se originaron en linfocitos B o en linfocitos T.

Ciertos factores afectan el pronóstico (probabilidad de recuperarse) y las opciones de tratamiento.

El pronóstico y las opciones de tratamiento dependen de lo siguiente:

  • La edad del paciente.
  • Si el cáncer se ha diseminado hasta el cerebro o la médula espinal.
  • Si está presente el cromosoma Filadelfia.
  • Si el cáncer se ha tratado anteriormente o si ha recidivado (reaparecido).

 

Una vez que se ha diagnosticado la LLA, se realizan exámenes para averiguar si el cáncer se ha diseminado al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) o a otras partes del cuerpo.

La extensión o diseminación del cáncer se suele describir como estadios. Es importante saber si la leucemia se ha diseminado fuera de la sangre y de la médula ósea para poder planear el tratamiento. Los procedimientos y pruebas siguientes pueden utilizarse para determinar si la leucemia se ha diseminado:

 

  • Radiografía del tórax: radiografía de los órganos y huesos del interior del tórax. Un rayo X es un tipo de haz de energía que puede atravesar el cuerpo y plasmarse en una película que muestra una imagen de áreas del interior del cuerpo.
  • Punción lumbar: procedimiento para recoger líquido cefalorraquídeo de la columna vertebral. Se realiza introduciendo una aguja en la columna vertebral. Este procedimiento también se llama PL o punción espinal.
    Ampliar
    Punción lumbar; la imagen muestra a un paciente acostado sobre una camilla en posición encorvada y una aguja intrarraquídea o espinal, la cual es larga y fina, que se inserta en la parte inferior de la espalda. El recuadro muestra una vista de cerca de esta aguja insertada en el líquido cefalorraquídeo (LCR), en la parte inferior de la columna vertebral.
    Punción lumbar. El paciente se acuesta sobre una camilla en posición encorvada. Después que se adormece un área pequeña en la parte inferior de la espalda, se inserta una aguja intrarraquídea o espinal, la cual es larga y fina, en la parte inferior de la columna vertebral para extraer líquido cefalorraquídeo (LCR, se muestra en azul). El líquido se puede enviar a un laboratorio para analizarse.

  • Ecografía: procedimiento por el cual se hacen rebotar ondas sonoras de alta energía en tejidos u órganos internos y se crean ecos. Los ecos forman una imagen de los tejidos corporales llamada ecograma. La imagen se puede imprimir para observarse más tarde.
  • Exploración por TC (exploración TAC): procedimiento mediante el cual se toma una serie de imágenes detalladas del interior del cuerpo, desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Se inyecta un tinte en una vena o se ingiere, a fin de que los órganos o los tejidos se destaquen más claramente. Este procedimiento también se llama tomografía computada, tomografía computarizada o tomografía axial computarizada.

El cáncer se disemina en el cuerpo de tres maneras.

Cuando las células cancerosas se diseminan fuera de la sangre, se puede formar un tumor sólido. Este proceso se llama metástasis. Las tres maneras en que el cáncer se disemina en el cuerpo son las siguientes:

 

  • A través de la sangre. Las células cancerosas circulan por la sangre, invaden los tejidos sólidos del cuerpo, como el cerebro o el corazón, y forman un tumor sólido.
  • A través del sistema linfático. Las células cancerosas invaden el sistema linfático, circulan por los vasos linfáticos y forman un tumor sólido en otras partes del cuerpo.
  • A través del tejido sólido. Las células cancerosas que formaron un tumor sólido se diseminan hasta los tejidos en el área que lo rodea.

El tumor nuevo (metastásico) es el mismo tipo de cáncer que el cáncer primario. Por ejemplo, si las células leucémicas se diseminan hasta el cerebro, las células cancerosas del cerebro son, en realidad, células leucémicas. La enfermedad es leucemia metastásica, no cáncer cerebral.

No hay un sistema estándar de estadificación para la LLA en adultos.

La enfermedad se clasifica como no tratada, en remisión o recurrente.

Leucemia linfoblástica aguda no tratada en adultos

La LLA se ha diagnosticado recientemente y todavía no se ha administrado tratamiento, excepto para aliviar los síntomas como fiebre, hemorragia o dolor.

  • El recuento sanguíneo completo es anormal.
  • Más de 5% de las células en la médula ósea son blastocitos (células leucémicas).
  • Hay signos y síntomas de leucemia.

LLA en remisión

Ya se ha tratado la LLA.

  • El recuento sanguíneo completo es normal.
  • Cinco por ciento o menos de las células en la médula ósea son blastocitos (células leucémicas).
  • No hay ningún signo ni síntoma de leucemia en el cerebro y la médula espinal ni en ninguna otra parte del cuerpo.

Hay diferentes clases de tratamiento para los pacientes con LLA en adultos.

Hay diferentes tipos de tratamiento disponibles para los pacientes con leucemia linfoblástica aguda (LLA) en adultos. Algunos tratamientos son estándar (el tratamiento actualmente usado) y otros se encuentran en evaluación en estudios clínicos. Un estudio clínico de tratamientos consiste en un estudio de investigación que procura mejorar los tratamientos actuales u obtener información sobre tratamientos nuevos para pacientes de cáncer. Cuando estudios clínicos demuestran que un tratamiento nuevo es mejor que el tratamiento estándar, el tratamiento nuevo se puede convertir en el tratamiento estándar. Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico. Algunos ensayos clínicos están abiertos solo para pacientes que no han comenzado un tratamiento.

Por lo general, el tratamiento de la LLA generalmente tiene dos fases.

El tratamiento de la LLA se realiza en dos fases:

Terapia de inducción de la remisión: es la primera fase del tratamiento. Su propósito es destruir las células leucémicas de la sangre y la médula ósea, y hacer que la leucemia entre en remisión. Tratamiento de posremisión: es la segunda fase del tratamiento. Comienza una vez que la leucemia está en remisión. El propósito del tratamiento de posremisión es destruir las células leucémicas que puedan quedar y no estar activas, pero que podrían comenzar a crecer nuevamente y causar una recaída. Esta fase también se llama terapia de continuación de la remisión.

El tratamiento llamado terapia santuario del sistema nervioso central (SNC) suele administrarse durante cada fase de la terapia. Debido a que la quimioterapia administrada por boca o inyectada en una vena puede no llegar a las células leucémicas que se encuentran en el SNC (cerebro y médula espinal), estas células son capaces de encontrar “santuario” (esconderse) en el SNC. La quimioterapia y la radioterapia intratecales pueden llegar a las células leucémicas que están en el SNC y se administran para destruir las células leucémicas y evitar que el cáncer recurra (reaparezca). La terapia santuario del SNC también se denomina profilaxis del SNC.

Se usan cuatro clases de tratamiento estándar:

Quimioterapia

La quimioterapia es un tratamiento de cáncer que usa medicamentos para interrumpir el crecimiento de las células cancerosas, ya sea destruyendo las células o evitando que estas se multipliquen. Cuando la quimioterapia se toma por vía oral o se inyecta en la vena o el músculo, los medicamentos penetran el torrente sanguíneo y pueden alcanzar a las células cancerosas en todo el cuerpo (quimioterapia sistémica). Cuando la quimioterapia se coloca directamente en la columna vertebral, en una cavidad del cuerpo como el abdomen, o en un órgano, los medicamentos afectan principalmente las células cancerosas en esas regiones (quimioterapia regional). La quimioterapia de combinación es un tratamiento que usa más de un medicamento contra el cáncer. La forma en que se administra la quimioterapia depende de la clase y el estadio del cáncer que se está tratando.

La quimioterapia intratecal puede usarse para tratar en adultos la LLA que se ha diseminado, o que se puede diseminar, al cerebro y la médula espinal. Cuando se utiliza para evitar que se disemine el cáncer a estas dos regiones del cuerpo, se llama terapia santuario del sistema nervioso central (SNC) o profilaxis del SNC. La quimioterapia intratecal se administra además de la quimioterapia por vía oral o venosa.

 

Ampliar
Quimioterapia intratecal; la imagen muestra el líquido cefalorraquídeo (LCR) en el cerebro y la columna vertebral, y un reservorio (depósito) de Ommaya (un aparato en forma de cúpula que se ubica bajo el cuero cabelludo mediante una cirugía; el mismo contiene los medicamentos que circularán a tráves de un tubo delgado hacia el cerebro). La sección superior muestra una jeringuilla con la que se administran medicamentos anticancerosos en el reservorio de Ommaya. La sección inferior muestra una jeringuilla con la que se administran medicamentos anticancerosos directamente en el líquido cefalorraquídeo en la parte inferior de la columna vertebral.
Quimioterapia intratecal. Los medicamentos anticancerosos se inyectan en el espacio intratecal, el cual contienen el líquido cefalorraquídeo (LCR, se muestra en color azul). Existen dos formas de hacer esto. Una de las formas, la cual se muestra en la parte superior de la imagen, consiste en inyectar los medicamentos dentro del reservorio de Ommaya (un aparato en forma de cúpula que se ubica bajo el cuero cabelludo mediante una cirugía; el mismo contiene los medicamentos que circularán a través de un tubo pequeño hacia el cerebro). La otra forma, la cual se muestra en la parte inferior de la imagen, consiste en inyectar los medicamentos directamente en el LCR en la parte inferior de la columna vertebral, después que se adormece un área pequeña en la parte inferior de la espalda.

 

Radioterapia

La radioterapia es un tratamiento de cáncer que utiliza rayos X de alta energía u otros tipos de radiación para destruir las células cancerosas o impedir que crezcan. Hay dos tipos de radioterapia. La radioterapia externa utiliza una máquina fuera del cuerpo que envía radiación hacia el cáncer. La radioterapia interna utiliza una sustancia radiactiva sellada en agujas, semillas, cables o catéteres que se colocan directamente en el cáncer o cerca del mismo. La forma de administración de la radioterapia depende del tipo y la etapa del cáncer tratado.

Trasplante de células madre

El trasplante de células madre es un método para administrar radioterapia y reemplazar células anormales formadoras de la sangre o destruidas por el tratamiento de cáncer. Se extraen células madre (glóbulos inmaduros) de la sangre o la médula ósea del paciente o un donante y se congelan para almacenamiento. Al cabo de la quimioterapia, las células madre almacenadas se descongelan y se devuelven al paciente mediante una infusión. Estas células madre infundidas nuevamente crecen para transformarse (y restaurar) en los glóbulos del cuerpo.

Otros tratamientos con medicamentos

El trióxido de arsénico y el ácido transretinoico total (ATRA) son medicamentos contra el cáncer que destruyen células leucémicas, interrumpen la multiplicación de las células leucémicas o ayudan a estas células a madurar y transformarse en glóbulos blancos. Estos medicamentos se utilizan en el tratamiento de un subtipo de LMA llamado leucemia promielocítica aguda.

Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos.

En la presente sección del sumario se hace referencia a tratamientos en evaluación en ensayos clínicos, pero tal vez no se mencionen todos los tratamientos nuevos que se están considerando. Para mayor información en inglés sobre ensayos clínicos, consultar el portal de Internet del NCI.

Terapia dirigida

La terapia dirigida es un tipo de tratamiento para el que se utilizan medicamentos u otras sustancias para identificar y atacar células cancerosas específicas sin dañar las células normales. La terapia con anticuerpos monoclonales es un tipo de terapia dirigida que está en estudio para el tratamiento de la LMA en adultos.

La terapia con anticuerpos monoclonales, un tipo de tratamiento del cáncer que utiliza anticuerpos fabricados en el laboratorio a partir de un tipo único de células del sistema inmunitario. Esos anticuerpos pueden identificar las sustancias de las células cancerosas o de las células normales que contribuyen al crecimiento de las células cancerosas. Los anticuerpos se adhieren a las sustancias y eliminan las células cancerosas, impiden su crecimiento o previenen que se diseminen. Los anticuerpos monoclonales se administran por infusión. Pueden utilizarse solos o para administrar medicamentos, toxinas o material radiactivo directamente a las células cancerosas.

Los pacientes deberían pensar en participar en un ensayo clínico.

Para algunos pacientes, la mejor elección de tratamiento puede ser participar en un ensayo clínico. Los ensayos clínicos forman parte del proceso de investigación del cáncer. Los ensayos clínicos se llevan a cabo para determinar si los tratamientos nuevos para el cáncer son seguros y eficaces, o mejores que el tratamiento estándar.

Muchos de los tratamientos estándar actuales se basan en ensayos clínicos anteriores. Los pacientes que participan en un ensayo clínico pueden recibir el tratamiento estándar o estar entre los primeros en recibir el tratamiento nuevo.

Los pacientes que participan en los ensayos clínicos también ayudan a mejorar la forma en que se tratará el cáncer en el futuro. Aunque los ensayos clínicos no conduzcan a tratamientos nuevos eficaces, a menudo responden a preguntas importantes y ayudan a avanzar en la investigación.

Los pacientes pueden entrar a formar parte de los ensayos clínicos antes, durante o después de comenzar su tratamiento para el cáncer.

Algunos ensayos clínicos sólo incluyen a pacientes que todavía no recibieron tratamiento. Otros ensayos prueban los tratamientos para los pacientes cuyo cáncer no mejoró. También hay ensayos clínicos que prueban nuevas maneras de impedir que el cáncer recidive (vuelva) o de reducir los efectos secundarios del tratamiento de cáncer.

Los ensayos clínicos se realizan en muchas partes del país. Consultar la sección sobre Opciones de Tratamiento para encontrar enlaces en inglés a los ensayos clínicos que se realizan actualmente. Estos se han recuperado de la lista de ensayos clínicos del NCI.

Pueden necesitarse pruebas de seguimiento.

Algunas de las pruebas que se usaron para diagnosticar el cáncer o para determinar el estadio del cáncer se pueden repetir. Algunas pruebas se repiten para asegurarse que el tratamiento es eficaz. Las decisiones acerca de seguir, cambiar o suspender el tratamiento se pueden basar en los resultados de estas pruebas. Esto a veces se llama reestadificación.

Algunas de las pruebas se seguirán repitiendo esporádicamente después de terminar el tratamiento. Los resultados de estas pruebas pueden mostrar si la afección cambió o si el cáncer recidivó (volvió). Estas pruebas a veces se llaman pruebas de seguimiento o exámenes médicos.

Opciones de tratamiento para la leucemia mieloide aguda en adultos

Leucemia mieloide aguda en adultos no tratada
Leucemia mieloide aguda en adultos en remisión
Leucemia mieloide aguda en adultos recidivante

En cada sección de tratamiento se incluye una lista en inglés de los ensayos clínicos que se llevan a cabo actualmente. Puede ocurrir que para algunos tipos o estadios del cáncer no haya una lista de ensayos clínicos. Consultar con el médico sobre ensayos clínicos que no aparecen en el sumario, pero que pueden ser apropiados para el paciente.

Leucemia mieloide aguda en adultos no tratada

El tratamiento estándar para la leucemia mieloide aguda (LMA) en adultos no tratada durante la fase de inducción de la remisión depende del subtipo de la LMA puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Quimioterapia de combinación.
  • Quimioterapia de combinación de dosis alta.
  • Quimioterapia de dosis alta.
  • Quimioterapia intratecal.
  • Ácido transretinoico total (ATRA) más quimioterapia para el tratamiento de la leucemia promielocítica aguda (LPA).

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre el cáncer para acceder a los ensayos clínicos que se realizan en los Estados Unidos y que están aceptando pacientes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés untreated adult acute myeloid leukemia. Para encontrar resultados más específicos, se puede refinar la búsqueda usando otras características, como la ubicación donde se realiza el ensayo, el tipo de tratamiento o el nombre del medicamento que se utiliza. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el Internet del NCI.

Leucemia mieloide aguda en adultos en remisión

El tratamiento estándar de la LMA en adultos durante la fase de remisión depende del subtipo de LMA y puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Quimioterapia de combinación.
  • Quimioterapia de dosis alta, con radioterapia o sin ella, y trasplante de células madre usando las células madre del paciente.
  • Quimioterapia de dosis alta y trasplante de células madre usando las células madre del paciente.

Uno de los tratamientos en estudio en los ensayos clínicos para la LMA en adultos en remisión es el trióxido de arsénico.

Consultar la lista del NCI de ensayos clínicos sobre el cáncer para acceder a los ensayos clínicos que se realizan en los Estados Unidos y que están aceptando pacientes. Para realizar la búsqueda, usar el término en inglés adult acute myeloid leukemia in remission. Para encontrar resultados más específicos, se puede refinar la búsqueda usando otras características, como la ubicación donde se realiza el ensayo, el tipo de tratamiento o el nombre del medicamento que se utiliza. Nota: los resultados obtenidos solo estarán disponibles en inglés.

Asimismo, se dispone de información general sobre ensayos clínicos en el Internet del NCI.

Leucemia mieloide aguda en adultos recidivante

No hay un tratamiento estándar para la LMA en adultos recidivante. El tratamiento depende del subtipo de LMA y puede incluir los siguientes procedimientos:

  • Quimioterapia de combinación.
  • Terapia dirigida con anticuerpos monoclonales.
  • Trasplante de células madre.
  • Tratamiento con trióxido de arsénico.

Categories: ,

11480 Brookshire Ave #309
Downey
CA
90241
United States
562-869-1201